Las 15 mejores películas de viajes en el tiempo

Las 15 mejores películas de viajes en el tiempo

Está semana comenzamos con el ‘Reto Cinéfilo de Sin Enfoque’, nos toca ver una película sobre ‘Viajes en el Tiempo, si añun no sabes cual ver no te preocupes que nosotros te ayudaremos a elegir tu mejor opción.

 

 

‘Atrapado en el tiempo’ (‘Groundhog Day’)

Bill Murray está inmejorable y divertidísimo como ese peculiar reportero que tiene que revivir una y otra vez el mismo día hasta dar con la forma de salir del mismo. Un pequeño milagro en el que podrían haber salido muchas cosas mal pero en el que a la hora de la verdad prácticamente todo funciona.

 

‘Doce Monos’ (’12 Monkeys’)

Si tuviera que decir cuál es mi película favorita de viajes en el tiempo, sería esta maravilla firmada por Terry Gilliam. Inspirada en ‘El muelle’, cortometraje dirigido por Chris Marker en 1962, ‘Doce Monos’ es la historia del inevitable fin del mundo y cómo un viajero del futuro hará todo lo posible por evitarlo. La película no sería igual sin Bruce Willis, pero ojo al extraordinario chalado interpretado por Brad Pitt y tampoco nos olvidemos de una impecable Madeleine Stowe. A un muy solvente guion le unes el talento de un Gilliam más centrado que nunca y nos queda esta obra maestra.

‘Doctor Strange’

Muchos no estarán de acuerdo conmigo, pero me parece una de las películas más disfrutables del universo Marvel y donde no veo posible discusión es en el ingenioso uso de los viajes en el tiempo durante su tramo final. Allí se evita la saturación de acción propia de las películas de presentación de los superhéroes y consigue que el interpretado por Benedict Cumberbatch luzca muy por encima de lo habitual en ‘Doctor Strange’.

 

‘Donnie Darko’

Cada vez se ha desvirtuado más el concepto de película de culto, pero esta rareza de Richard Kelly sí hace honor a ese concepto. Un fascinante relato fantástico que sigue a un gran Jake Gyllenhaal que podría no haber ido más allá de un gran concepto, pero que ahonda más allá de eso, provocando así que pueda resultar algo confusa para algunos espectadores. Una propuesta demoledora que lleva sus ideas hasta las últimas consecuencias.

‘El planeta de los simios’ (‘Planet of the Apes’)

El inicio de una franquicia imprescindible, aunque personalmente sitúe la trilogía que funciona a modo de precuela por encima de la saga original. El final se convirtió por méritos propios en uno de los momentos más icónicos de la historia del séptimo arte, pero antes ya se había urdido un notable relato guiado por la carismática presencia de Charlton Heston.

Matthew McConaughey in INTERSTELLAR, from Paramount Pictures and Warner Brothers Pictures, in association with Legendary Pictures.

 

‘Interstellar’

Una intensa odisea espacial que mantiene el lado más cerebral del cine de Nolan, pero en el que el factor emocional tiene un gran peso. Matthew McConaughey da una de las mejores interpretaciones de su carrera, pero es que el resto del reparto también raya a un gran nivel. Además, sabe como tratar temas muy complejos sin complicarse más de la cuenta. La fuerte inversión también se nota, porque ‘Interstellar’ es también un gran espectáculo visual.

‘Harry Potter y el prisionero de Azkabán’ (‘Harry Potter and the prisoner of Azkaban’)

Reconocida de forma casi unánime como la mejor película de la saga, en buena medida por el acertado giro que dio Alfonso Cuarón a la misma -aunque no por ello conviene despreciar que eso ya sucedía también en los libros-. El elemento de viajes en el tiempo se centra en su tramo final, donde la oscuridad gana presencia, dejando claro que la franquicia empezaba a ir en una dirección mucho menos luminosa que la propuesta por Chris Columbus en las dos primeras entregas.

‘Mirai, mi hermana pequeña’ (‘Mirai no Mirai’)

Una deliciosa fábula que apuesta por la sencillez para que su protagonista conozca el pasado de su familia y cómo eso ha sido decisivo para llegar al punto actual de su vida, donde su hermana pequeña le ha robado el protagonista. Algo irritante al principio, el chaval protagonista te acaba conquistando y Mamoru Hosoda además consigue momentos de gran belleza visual en ‘Mirai, mi hermana pequeña’.

‘Midnight in Paris’

La última gran película de Woody Allen. Una propuesta romántica y nostálgica que te mantiene en todo momento con una sonrisa en la boca, aunque probablemente brille más en todos esos viajes al pasado del protagonista interpretado por Owen Wilson. Una película cálida y accesible en la que todo encaja en su lugar y que se aleja por completo del cinismo que reina en nuestros días.

‘Regreso al futuro’ (‘Back to the Future’) y ‘Regreso al futuro 2’ (‘Back to the Future II’)

La tercera sigue siendo un buen entretenimiento, pero se queda por debajo de las dos anteriores. De hecho, es uno de esos casos en los que se puede aceptar que alguien prefiera cualquiera de ellas. La primera tiene una frescura irrrepetible, pero en términos argumentales a mí me fascina más la segunda entrega. Sea como sea, ambas son imprescindibles para cualquiera que quiera hacerse una idea de cómo se han abordado los viajes en el tiempo en el cine.

‘Terminator’ y ‘Terminator 2: El día del juicio final’

Es cierto que la secuela se inspira mucho en su predecesora en términos de estructura, pero a la hora de la verdad se complementan a la perfección. En la primera entrega se coquetea con el cine de terror y el villano interpretado por Arnold Schwarzenegger llega a ser más temible que muchas criaturas de ese género, mientras que James Cameron demostró un soberbio dominio del cine de acción en la segunda. Luego la franquicia fue perdiendo interés, aunque creo que ninguna de las posteriores entregas llegó a ser mala.

‘Looper’

‘Looper’ es una propuesta diferente que confía en las emociones de los personajes como elemento catalizador de la trama. Le falta algo más de presupuesto para evitar un pequeño bajón durante el segundo acto, pero Rian Johnson aprovecha la mayor libertad creativa resultante de la limitación presupuestaria para conseguir el impacto deseado en ciertos momentos.

‘Predestination’

‘Predestination’ es una auténtica locura. Lo que podría haber sido un thriller muy efectivo con un solvente trabajo de Ethan Hawke -pero donde que realmente brilla de su reparto es la por aquel entonces desconocida Sarah Snook– logra ir más allá gracias a su valentía para lanzarse sin red a la hora de dar cierre a un relato que adquiere otro significado cuando se ponen todas las cartas encima de la mesa.

‘Cuestión de tiempo’

Richard Curtis, director entre otras de Love actually, nos presenta aquí a Tim Lake, un simpático pelirrojo que tiene, como todos los varones de su familia, la capacidad de viajar en el tiempo, siempre a su propio pasado, a momentos que recuerde y materializándose en el cuerpo que tenía en ese instante. Con esa premisa, asistimos a la historia de amor de Tim con Mary, un romance irreal, almibarado y sin aristas. “Dos horas de amor entre amantes, entre amigos, entre familiares, sin ningún tipo de conflicto ni complicación. Y con viajes en el tiempo. La película funciona, es un feel good que nos devolverá la fe en el amor y el género humano. Dadle una oportunidad y vedla en solitario, o con la compañía de alguien importante”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *